Entrevista a los protagonistas del nuevo récord mundial de altura alcanzado en Chile en un Mercedes-Benz Unimog: “Rescatamos a un canadiense que estaba agonizando”. | KAUFMANN

Cotizar

Agendar
Mantención

Contacto
Call Center: +562 2 481 48 48 Agendar Mantención CAMPAÑA DE SEGURIDAD
|

Entrevista a los protagonistas del nuevo récord mundial de altura alcanzado en Chile en un Mercedes-Benz Unimog: “Rescatamos a un canadiense que estaba agonizando”.

El pasado 13 de diciembre, el grupo liderado por Matthias Jeschke, realizó esta hazaña al alcanzar una altura de 6.694 metros en la tercera cumbre de los Ojos del Salado en nuestro país. De forma exclusiva, conversamos con el ingeniero alemán y Alexandra, quienes encabezaron esta extrema aventura y junto con conseguir el récord, implementaron un sistema de conectividad y refugio que cambiará las condiciones de seguridad y rescate en las cumbres de la zona.

Un rotundo éxito. Así catalogó el equipo de “Extrem Events”, liderado por Matthias Jeschke, la gesta donde logró batir el récord mundial en vehículos motorizados con ruedas, alcanzando los 6.694 metros en un modelo Mercedes-Benz Unimog U5023.

Con el respaldo de Kaufmann en todo el proceso logístico y mecánico, desde la llegada de los Unimogs al Centro Logístico de Lampa dando apoyo para preparar los camiones, hasta toda la colaboración técnica y mecánica en los talleres de la sucursal de Kaufmann en la ciudad de Copiapó, la comitiva alemana tuvo siempre a total disposición todo lo necesario para el desafío extremo. “Todo el equipo de Kaufmann, tanto de Santiago como de Copiapó, ya en el 2014 y en esta oportunidad también, nos sentimos muy acogidos y muy felices de volver a trabajar juntos. Nos habilitaron una zona de trabajo para preparar todo relacionado con los vehículos, antirefrigerantes, herramientas, bodegaje, etc. Verdaderamente sentimos el mi casa es tu casa”, comenta a carcajadas el mecánico de la compañía “Extreme Events”, Matthias Jeschke.

Y es que la hazaña del equipo conformado también por Andreas Stahlhofer, Michael Bosetti, Andrea Strauß, Eberhard Hohm, Daniel Müller, Philipp Geisler, Daniel Alfaro y Alexandra Jeschke, se llevó a cabo en la Región de Atacama. Específicamente, el objetivo era alcanzar la tercera cumbre de los Ojos del Salado (zona fronteriza con Argentina), lo que se concretó el pasado 13 de diciembre, donde el vehículo 4×4 demostró todas sus capacidades, destacando por su tecnología, innovación y destreza para este tipo de superficies, impulsado por un motor OM 934 LA que alcanza un torque de 900 Nm a 1400 rpm.

En entrevista exclusiva con el equipo de comunicaciones de Kaufmann, Matthias Jeschke, develó detalles inéditos de su preparación y anécdotas de la experiencia vivida en los casi dos meses que duró su estadía en Chile.

Entendemos que un objetivo era superar el récord de altura de un vehículo motorizado alcanzado anteriormente por un Zetros, también de Mercedes-Benz, pero tenían otra meta muy importante también. ¿Nos puedes contar detalles?

Matthias: “En 2014 tuvimos una situación muy difícil en Ojos del Salado. Tratamos de rescatar a una persona, no de nuestro equipo, de una expedición, y lamentablemente no pudimos hacerlo. Luego de esa experiencia nos dimos cuenta de que no había refugios ni organización de rescate y establecimos cuatro puntos de refugio. En esta expedición combinamos los cuatro refugios con un equipo de radio que veníamos desarrollando en Alemania. Se trata de un sistema de tecnología que sabíamos que, de poder implementarlo, sería un gran aporte en materia de investigación y seguridad. Nos propusimos durante esta expedición instalar un sistema de cuatro unidades de radio de emergencia que conectara con los refugios que establecimos con el fin de mejorar la seguridad tanto para los aficionados a la montaña, como para los académicos del Departamento de Geología de la Universidad de Atacama, quienes realizan investigaciones en las inmediaciones del cráter principal. De hecho, hay una posibilidad, y así nos extendieron la invitación desde la policía fronteriza, de instalar un quinto refugio en “Laguna Verde” conectado con la estación fronteriza. Si se concreta, esto será la base para cualquier situación de rescate en las distintas áreas del lugar. Queríamos dejar algo importante en Chile. Siempre nos hemos sentido muy a gusto aquí. Si se encargan de mantener técnicamente el equipamiento, sin duda será un gran aporte”.

¿Cómo se conformó este equipo especial de personas para desafiar a los Ojos del Salado?

Matthias: “En 2014 ya había subido a este lugar, así que dos años después tenía la idea de poder llegar aún más alto. Fue en 2018 cuando formamos un grupo de personas y nos propusimos hacerlo realidad, además de lograr un acuerdo con Daimler de hacerlo en dos Unimogs. No hay otro lugar donde se pueda subir más alto con un auto o una motocicleta. Hace muchos años veníamos buscando varias montañas, pero no hay como los Ojos del Salado. Queríamos demostrar que se puede construir una unidad que puede alcanzar este tipo de metas. Además, en esta zona no hay teléfono y esto es muy especial, ya que la única forma de comunicarse hasta ahora era por satélite”.

Alexandra: “Es un equipo que diseñamos exclusivamente para esta zona, por lo que no es homologable a otras cumbres como tal, habría que modificarlo. Lo que pasa es que no hay red de celular o conexión en esta zona, la única forma de comunicarse hasta ahora era vía satélite”.

Matthias: “De hecho, 24 horas después de haber instalado este sistema, pudimos rescatar a un canadiense que estaba agonizando. Fue una locura, pero al mismo tiempo fue una demostración que lo que desarrollamos, funciona”.    

¿Cómo se prepara un vehículo de estas características para alcanzar una performance así?

Matthias: “Daimler quería mostrarle al mundo de que el Unimog puede alcanzar las cumbres más altas, así que me invitaron a prepararlo desde el punto de vista mecánico para alcanzar ese objetivo. Fue así como diseñé junto a otros desarrolladores la parte trasera, incluimos la posibilidad de bajar el punto medio de gravedad, desarrollamos los 18 neumáticos que son muy especiales, hechos a mano y basados en el conocimiento que adquirimos con las expediciones del 2014. Si te fijas, puedes ver que los neumáticos no tienen daños ¡Es increíble!

Tener un vehículo con la posibilidad de llegar a ese nivel de extremidad como ningún otro vehículo…el Zetros fue muy extremo, pero era mucho más pesado que este Unimog. El Unimog pesa 8 toneladas, lo que hace mucho más fácil cruzar glaciares, subir o moverlo con winche en situaciones complejas. Prácticamente gatea sobre las rocas…es un vehículo muy especial”.    

Para lograr esta hazaña se necesitó de dos vehículos, ¿sabes qué pasará con ellos?

Matthias: “Sabemos que por lo menos uno de estos camiones será exhibido en el museo de Unimogs. Así le damos la oportunidad a la gente para que pueda conocer o incluso conducir este vehículo”.

En una eventual nueva expedición, ¿es posible llegar aún más alto?

Matthias: “Está la cumbre…(ríe), la que se encuentra a 30 metros de donde llegamos. Pero el camino para llegar allí es una pared de rocas”.  

¿Cómo se prepara el equipo para alcanzar un desafío como éste?

Matthias: “La cosa es que nunca puedes decir, tú vas a alcanzar los 6.000 metros de altura, tú no lo podrás conseguir y tú sí. Por eso, cuando comenzamos la expedición, dimos inicio también a todo un proceso de aclimatación que consistía en caminar todos los días y quedarse a 3.000 o 4.000 metros de altura”.

Alexandra: “¡Y tomar muchísima agua (ríe)! Además, nos preocupamos de satisfacer los gustos de los integrantes. Eso es muy importante. Si alguien le gustan los sabores más dulces, o un determinado tipo de cereales, también era importante tenerlos, para que el equipo se sintiera cómodo durante la expedición”.

Matthias: “Durante el año hacíamos muchos trekkings y caminatas de 3 o 4 horas. Alexandra y yo siempre medíamos diariamente las condiciones físicas del equipo, a veces dos veces al día les tomábamos la presión, el pulso, niveles de oxígeno, etc. Y después cruzábamos esos indicadores con la energía de cada miembro del equipo durante los días de caminata en altura, y veíamos si el proceso de aclimatación iba en buena línea o no. Una vez que comprobábamos de que el proceso iba bien, decidíamos subir 1.000 metros más arriba. Y sólo si la persona podía resistir esa nueva altura sin asistencia de oxígeno, entonces podía permanecer en el equipo de ascenso, de lo contrario, se quedaba en el refugio de más abajo, o directamente se devolvía. Todo el equipo llegó a los 6.100 metros de altura, luego de eso, tuvimos que enviar a Copiapó a uno de los integrantes, porque estaba comenzando a mostrar señales de intolerancia a esos niveles de altura”.

Alexandra: “Para que se hagan una idea, de las 9 personas del equipo (7 de nacionalidad alemana y dos chilenos), las edades fluctuaban entre los 35 y los 60 años.  

¿Por qué es tan especial la cumbre Ojos del Salado en Chile?

Matthias: “Porque creo que no hay otro lugar al que puedas subir tan alto en un vehículo. Buscamos hace muchos años muchas montañas, investigamos mucho, pero no hay otros lugares que sean tan empinados y a los que se pueda acceder. Hay otros que tienen incluso más pendiente, pero son imposibles de alcanzar en un vehículo” concluye Matthias.

WordPress Video Lightbox Plugin